viernes, 16 de octubre de 2009

La Mujer en los inicios de la humanidad

Estaba haciendo un estudio histórico sobre la importancia de la estética a lo largo de los siglos y no puede evitar la tentación de escribir este artículo con mis pensamientos y reflexiones. Es increíble como la igualdad y el respeto a la mujer ha ido cambiando tanto en la historia y lo peor de todo es que en algunos temas creo, que a pesar de los avances, luchas y batallas, estamos peor que cuando empezamos a existir… me explico.

Hay que tener en cuenta, la época histórica y el concepto de igualdad y de humanidad para entender el papel de la mujer y su relevancia social, para que pueda dar mi opinión al respecto y porqué la doy y la interpreto de esa manera, así que para no caer en ambigüedades intentaré ser lo mas precisa posible, históricamente hablando, así como las fuentes relacionadas. Se que hay miles de artículos escritos al respecto, hoy quiero aportar uno mas e intentar analizar la importancia de nuestra participación desde mi humilde punto de vista, dándole la vuelta y buscando lo positivo y no centrándome en lo negativo del rol, ¡¡sino no acabaría nunca!! Pero seguro que algo cae… con un poco de humor negro claro….

La mujer ha estado presente en todos los momentos históricos del mundo, algunas han sido protagonistas de un hecho en concreto y otras han sido relegadas a un segundo plano, pero lo que si es cierto es que todas han sido cruciales para la evolución de la sociedad y claves durante los cambios.

El Poeta uruguayo Mario Benedetti, en su poema “La mujer que camina”, creo que hace una oda embriagante a la mujer:

“La mujer que camina delante de su sombra.
Aquella a quien precede la luz como las aves
a las celebraciones del solsticio.La que nada ha guardado para sí
salvo su juventud y la piedra engarzada de las lágrimas.Aquella que ha extendido su pelo sobre el árbol
que florece en otoño, la que es dócil
a las insinuaciones de sus hojas.La mujer cuyas manos son las manos de un niño.La que es visible ahora en el silencio,
la que ofrece sus ojos
al animal oscuro que mira mansamente.La que ha estado conmigo en el principio,
la mujer que ha trazado
la forma de las cosas con el agua que oculta”.


En la época prehistórica y mas concretamente en la Edad de Piedra ya existía un canon de belleza sobre las mujeres, puesto que en aquellos tiempos lo mas importante era la supervivencia y el crecimiento de los asentamientos nómadas, así que los hombres escogían a las mujeres en base a la forma del cuerpo y a sus rasgos, (ya empezaba la discriminación por la apariencia….) y las preferían obesas porque responde a una realidad física, la protección de grasa era necesaria para soportar el clima intensamente frío de la Europa glaciar.
La cualidad que se aprecia más en la mujer y que se toma como símbolo de ésta es la fertilidad. ¿Por qué? había que preservar la especie y como meros animales, ganan los mejores genes… Así que por lo visto se peleaban por nosotras. No creo que haya cambiado demasiado el comportamiento masculino al respecto… siguen peleándose los hombres como meros cromañones, por nosotras, solo que ahora no es por preservar la especie ni por nuestras estupendas curvas, sino por quien es mas rubia, mas alta, mas delgada y cualidades meramente estéticas… claro en un principio… luego viene el conocimiento mas en profundidad de la persona, pero a primera vista… antes las curvas eran bellas y ahora prefieren las paredes rectas con silicona….

Según Margarita Sánchez Romero - Investigadora del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada. "Las mujeres son las grandes olvidadas de las Sociedades Prehistóricas": Para esta investigadora: "Tenemos la visión de que el individuo-tipo de esa época es un adulto masculino, prácticamente occidental, y nos olvidamos del resto de miembros del grupo: individuos infantiles, mujeres e individuos de edad avanzada… "no tenemos datos que nos lleven a pensar que las mujeres no cazaban o que no intervinieron en determinadas producciones, como la de piedra tallada o la metalurgia”. Hay muchas pinturas del pasado las muestran plenamente integradas en cuestiones rituales y religiosas… vamos como hasta hace poco, ¿Quién prepara el cumpleaños de los hijos? ¿Quién se encarga de un funeral? Sigue siendo la mujer aunque sea el S. XXI. Afortunadamente ya muchas parejas participan conjuntamente de estos eventos y se dividen las tareas, pero el mayor peso lo sigue teniendo la madre… y luego se quejan los padres que por qué cuando les pasa algo a los niños gritan ¡Mamaaaaa!

Pero ahí va… Francisca Martín-Cano Abreu nos explica que estudios (arqueológicos, antropológicos y evolutivos y corroborados por estudios etológicos) dan apoyo a la existencia de las familias matricéntricas: la mujer en la Prehistoria no se vinculaba al varón, ella sola se cuidaba de alimentar a sus hijos. Y no existía vinculación masculina, porque en este período, el varón desconocía ser el causante de la fecundación humana. Así lo aseguran los enciclopedistas: "el sociólogo escocés (Mac Lennan) parte del supuesto de que la incertidumbre de la paternidad fue lo único que determinó la fase matriarcal." (Espasa, T. 33, 1988: 1001). "Algunos investigadores siguen creyendo que el hombre de la Edad de Piedra no asociaba el sexo con lo que podía llegar nueve meses más tarde". (Frade, 1996)… bueno hoy en día hay algunos hombres que aún se sorprenden de esto… ¿Cómo? ¡Si solo fue una noche! ¡No puede ser, solo fue la “puntita”…! Hay que recordar que entonces no contaban con métodos anticonceptivos… pero hoy sí…. Está bien tener una libertad sexual y hacer lo que a cada uno le venga en gana… pero podemos poner precauciones de por medio y si falla… aunque sigue habiendo un debate “moral” desde mi punto de vista, influenciado por el aspecto religioso” abierto, creo que el aborto es nuestro derecho y decisión, pero este ya es otro tema sobre el que escribiré en otra ocasión.

Por esa misma razón de “desconocimiento biológico”, nuestra amiga Paca (con todo cariño y respeto a una gran profesional y feminista convencida) concluye que, existía la familia matricéntrica, que proporcionaba a la mujer un enorme poder, al formar una fuerte unidad económica con sus hijos, lo que motivó muchos siglos después, la revolución patriarcal, por la que los varones impusieron la familia, descendencia y herencia patriarcal. "La familia natural y la «comunidad» matriarcal queda reemplazada por la «sociedad», del mismo modo que el politeísmo anterior y el panteísmo matriarcal quedan subsumidos en el monarquismo y el monoteísmo propios del Estado" concluye (Mayr, 1989: 18).

Otro dato interesante, resulta que varios estudios, han demostrado que el hombre cazador no tenía un rol tan importante como se crecía, llamémosle el macho que trae comida al hogar, sino que era la mujer quien realmente quien llevaba el peso de la alimentación. Sally Linton, en 1971, es la primera antropóloga, que..., propone.... el modelo recolector. “Son las homínidas las que recolectaron, las que inventaron los primeros instrumentos (palos cavadores y contenedores para transportar los productos vegetales y las crías) y las que, en principio, compartieron la comida con sus crías." (Llul y Sanahuja, 1994: 17). ¿Qué significa esto? Que la mayoría de los alimentos ingeridos venían de la recolección de la mujer, porque aunque se crea que la alimentación de los primitivos cazadores-recolectores de la Prehistoria, era dependiente de los productos de la caza y de la carne, realmente la ingesta de carne no constituye más que una tercera parte del total del consumo de calorías. (Nathan, 1987: 43). Así que en aquella época, por lo visto, éramos nosotras las que realmente manteníamos a los hombres, los hijos, el poblado, el fuego… Ellos salían en grupo a cazar (ya sabéis, aprovechan a contarse sus batallitas, a irse de expedición, se peleaban por ser el mas fuerte y el líder, exageraban con la caza de sus presas…) y a veces conseguían comida y a veces no. Impresionante, leemos esto y me hace pensar que tampoco hay mucha diferencia en algunas sociedades de hoy en día. Pensemos en un grupo de jovencitos (o no tanto) que quedan para irse de fiesta… ¿Qué opináis?

Nuestra amiga Paca hace esta reflexión, digna de compartirla: "Estas investigaciones certifican una vez más, que la Antropología no ha sido totalmente objetiva en muchos de sus estudios "científicos" humanos, ya que introducía el sesgo machista del género masculino, género de pertenencia de los investigadores que durante más tiempo han elaborado hipótesis para explicar diferenciadamente las características de cada género de diferentes culturas. La prueba es que desde que mayor número de mujeres se han acercado a la disciplina, han aportado hipótesis más plausibles y validadas por nuevas investigaciones que apoyan sus conclusiones, contrariamente a las defendidas mayoritariamente hasta no hace mucho por antropólogos varones, aun a pesar de no aportar pruebas que las avalasen e incluso en contra de muchos datos que las contradecían. Como dice Diamond (1999, 100): "La tardía apreciación de tales paradojas por parte de los científicos ha dado como resultado una avalancha de teorías en competencia, cada una de las cuales tiende a reflejar el género de su autor."

La llamada arqueología del género surgida de los movimientos feministas de los años sesenta, sigue reivindicando la manipulación de los estudios históricos del rol de la mujer en la Prehistoria mediante el uso del “neutro masculino” y que a través de nuevas lecturas de la cultura material y del registro arqueológico, hay que reconocer la importancia que tuvo la mujer tanto en la vida privada como en la vida pública y el peso de una sociedad definitivamente matriarcal. El matriarcado sugiere poder político y económico, y las organizaciones sociales paleolíticas no poseían estas estructuras de poder.

En un artículo de Martín Cagliani se cita: Cuando alguien piensa en el ser humano prehistórico se imagina un hombre alto y corpulento. No obstante, sectores sociales tan importantes como las mujeres han quedado relegados por la historia y por la visión actual de esa época.

Quien guste de ahondar en este tema, les recomiendo el libro de Las mujeres en la prehistoria, que recoge artículos de especialistas de toda España sobre la materia y publicado por el Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia.

La directora del Museo de Prehistoria de Valencia, Helena Bonet afirma que “La sociedad prehistórica era más igualitaria que la sociedad moderna. Al menos, por lo que respecta al reparto de tareas entre los hombres y las mujeres”. Personalmente, de acuerdo con esta declaración, porque si analizamos cómo vivan y el trabajo en equipo que ejercía a favor de la supervivencia, actuaban como cadena de montaje: El hombre cazaba y la mujer recolecta y cuidaba a los hijos, cada uno tenía una labor concreta para poder sobrevivir, creo que no era condicionante de género o por influencias sociopolíticas o machistas, sino que la supervivencia era quien dirigía el reparto de tareas y todos colaboraban. A la mujer no se le discriminaba por ser mujer o el “sexo débil”, sino que apelando a la teoría empresarial de definición de roles y perfiles, si lo vemos fríamente, el mejor perfil para correr detrás de un mamut acorde a la condición física, de resistencia y de fuerza, en general puede que fuese el hombre quien mejor se acoplaba a este rol ya que la mujer era en general obesa (basándome en el ideal de belleza perseguido y deseado en las eras prehistóricas, recordemos que el valor mas cotizado era la fertilidad y lo asociaban a un estereotipo físico determinado) sino que desde muy temprana edad se dedicaba a la preservación de la especie por medio de la maternidad, que era lo mas importante en esa época, lo que implica que era la “dueña, ama y señora” del funcionamiento de la tribu.


Las mujeres eran veneradas por su fertilidad e inmortalizadas en esculturas de barro por los artistas prehistóricos, eran respetadas por su labor que correspondía a la época y sus necesidades, no a intereses o aspiraciones de dominación sobre mujeres como objeto sexual. La mujer, era la única que poseía el «don sobrenatural» de la reproducción, ya que se desconocían las razones científicas que lo provocaban. La mujer por tanto podía crear, y este don, siempre relacionado con las divinidades, ya que todas las divinidades eran mujeres… Diosa Tierra, Diosa de las Aguas, Diosa de Aire, Diosa Pájaro, Diosa de los Animales, Diosa de la Fertilidad o Diosa Madre, Diosa de la Muerte, … la mujer era considerada un ser mítico – religiosa, una deidad ¡¡éramos diosas!! … ¿Quién dijo que Dios era un hombre? El primer Dios que tuvimos fue Mujer…

Las mujeres, lejos de ser sumisas esclavas sexuales que se sentaban alrededor de la hoguera esperando a que los hombres volvieran de caza, eran miembros activos de la comunidad. Ellas eran las encargadas de recolectar, de fabricar los instrumentos de caza, tenía los poderes de creación para mantener un número suficiente de individuos que garantizara la fuerza de trabajo necesaria para su supervivencia y fueron gestoras claves del desarrollo del lenguaje y los modos de comportamiento social.

La organización social era de tribu o clan, no de tipo familiar. Tenían sexo comunal, lazos de parentesco fueran exclusivamente matrilineales, ya que sólo la mujer podía reconocer a su propia progenie, mientras que el hombre la ignoraba… aunque hoy en día sigue pasando… prueba mas que fehaciente que los neandertales no se han extinguido, aún quedan alguno por ahí….

Carmen Olaria en su libro “El arte y la Mujer en la prehistoria”, resume que por ejemplo, La mujer y bisonte, que encontramos en varias cavidades con expresiones artísticas, tales como Angles-sur-Anglin, Laussel, La Madeleine, Laugerie-Basse, yacimientos que ya hemos señalado anteriormente. En casos, la silueta de la mujer muta a la del bisonte. Esta simbiosis mujer/bisonte también estaría posiblemente relacionada con la fuerza, la opulencia y la fecundidad, y en definitiva, con la idea protectora de la caza, como parecen demostrarlo los bajorrelieves de Laussel, en los que se encuentran dos mujeres situadas en los laterales del friso, sosteniendo una cornucopia, y un hombre disparando un dardo sobre una cierva.

La mujer fue pues el principio universal de fecundidad, ocupando un lugar central en la mitología religiosa paleolítica, como fuente de vida y como lazo de unión humana entre los animales y la naturaleza.

No digo nada nuevo ni he descubierto el hilo negro si afirmo que el machismo ha dirigido la interpretación de la ciencia desde siempre, y que constantemente se la ha estudiado con un carácter machista. Ha habido avances que han hecho cambiar, rectificar y modificar algunas teorías, por ejemplo, hasta hace poco, la mayoría de los arqueólogos asumían que las pinturas rupestres estaban hechas por hombres; un nuevo estudio ha descubierto que las pinturas rupestres no siempre eran recreadas por hombres. El arqueólogo Dean Snow, hizo un examen superficial de las manos marcadas en pinturas prehistóricas y confirma que muchas de esas manos eran femeninas… Lo que me parece más increíble es que tardasen miles de años en plantearse esta teoría…

Osea que gracias a nosotras, se aseguró la evolución de nuestra especie y el nacimiento de las sociedades, culturas y expresiones artísticas…. y lo mas triste, que han sido los historiadores, arqueólogos… de las venideras épocas, los que se encargaron de dar la imagen de la mujer obediente, manejable y resignada que arrastraban por el suelo agarradas de las cabelleras como objetos por su propia conveniencia y miedo a que una mujer se saliese de los cánones socialmente establecidos por ellos…

En fin, otro día seguiré incluyendo datos científicos y mi propia visión del mundo de la mujer en las diferentes épocas.

Un saludo a todas.

Lau

4 comentarios:

Krisalys dijo...

Me pareció muy interesante tu entrada. Sinceramente desconocía toda esta historia del papel de la mujer en la Prehistoria. Me queda con el sólo hecho de la recolección y el hombre hacia la caza, pero nunca me preocupé por aprender más.
Realmente hoy puedo decir que aprendí algo nuevo!!! Bechos

natalia_paperblog dijo...

Buenos días Laura,

En primer lugar, quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me gustaría invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com/ un servicio de difusión recién inaugurado (el pasado 18 de enero) cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática «Cultura»

Espero que el concepto te resulte atractivo. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Recibe un cordial saludo,

Natalia
Responsable de Comunicación
natalia@paperblog.com

Nata dijo...

Me ha encantado la entrada, di con el blog de casualidad , pero sin dudas de ahora en adelante lo seguiré.
Felicitaciones!!

Laura dijo...

Gracias Nata!! Me alegro de que te guste, Te mando un saludo y buenas vibras!!!!

Lau