viernes, 19 de junio de 2009

Hoy es un día negro y triste para la democracia...



Hoy es un día negro y triste para la democracia… ETA ha vuelto a matar a sangre fría poniendo una bomba lapa a un inspector de la Policía Nacional Española, era jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información y dedicado a la lucha antiterrorista desde hace 16 años, se llamaba Eduardo Puelles García. Tenía 49 años. No solo cobra una vez más una vida, sino que rompe una familia ya que tenía mujer y 2 hijas.
En nombre de la libertad de Euskal Herria, la banda terrorista ha secuestrado, extorsionado, asesinado sin piedad, a sangre fría y sembrado el terror en España desde los años 60, justificándose en situaciones históricas de siglos atrás, intentan imponer sus ideas y sus deseos y para colmo usan como estandarte la palabra “askatasun” que significa libertad… Euskadi askatasun ¿Libertad? No entendí...

Si buscamos la palabra libertad nos dice que proviene del latín libertas - ātis, de igual significado. La palabra inglesa para libertad, freedom, proviene de una raíz indoeuropea que significa "amar"; (El proto-indoeuropeo es lengua madre hipotéticamente reconstruida, que habría dado origen a las lenguas indoeuropeas, como el latín, el germano, griego clásico… las cuales derivarían en familias dando lugar al italiano, francés, castellano, alemán, inglés, danés, holandés…) la palabra de la misma lengua para decir “miedo”, afraid, viene de la misma raíz, usado como contraposición a libertad mediante el prefijo a por influencia del latín vulgar. Haciendo honor a los axiomas, por deducción podríamos decir: “libertad es igual a freedom, freedom es igual a amar, por lo que Libertad es amar”.

No creo que ETA vaya promulgando y repartiendo amor por doquier, más bien reparte terror, dolor, amargura, lo que han conseguido es la unión perfecta entre amar y miedo (amarse así mismos, adular su ego, infundando el miedo)

Si buscamos la definición de libertad en el diccionario de la real academia española dice: Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Falta de sujeción y subordinación. Estado o condición de quien no es esclavo. Quiero recalcar varios términos en la definición: Obrar, responsable, subordinación. Esclavo.

Obrar en este caso se refiere a actuar y en el contexto de la definición podríamos decir que la persona es libre de actuar, hacer u omitir lo que quiera sin que nadie le coarte, responsabilidad delimita que el actuar es libre pero que cada persona debemos hacernos responsables de nuestros actos, es decir, lo que hacemos y decimos no es ajeno a nosotros, es parte de nosotros y nos descubre como personas frente a los demás, muestra de clase de material estamos hechos, qué ideas tenemos, cual es nuestra educación y forma de entender la vida.

Subordinación, facultad que tiene un patrono, empleador o contratante, de dar órdenes a sus empleados, de disponer de su capacidad y fuerza de trabajo según sus instrucciones, necesidades y conveniencias; la mayoría de los etarras son subordinados de los cabezas de ETA, los que deciden qué actos de terror y sangre deben hacerse, pero lo que si tienen es la libertad de elegir hacerlo o no hacerlo. Esclavo: Esclavitud es la situación en la cual un individuo está bajo el dominio de otro, perdiendo la capacidad de disponer libremente de sí mismo.

Recopilemos, ETA grita libertad que significa amar, mientras asesina, extorsiona, secuestra… priva de la libertad de poder seguir viviendo, priva de la libertad de tener una empresa sin tener que pagar protección, como si fuesen Don Fanucci, en el Padrino II, quien solicita dinero a cada comerciante porque sino destroza la tienda o mata al dueño…, priva de libertad y te mantiene en situaciones infrahumanas en zulos de 2x2 mientras sus reos están en cárceles comiendo salmón y brindando con champán en cada atentado… entonces pide que se ame al País Vasco mientras mata a sus ciudadanos cuando lo aman pero no de la misma manera que ellos (afortunadamente) porque amor para ellos es matar, extorsionar, robar, acribillar, y además utilizan la pataleta como niños de 2 años, si no me das un dulce, me enfado y no respiro… solo que ellos lo que hacen en me enfado y no te dejo respirar a ti…

En fin, llevan 40 años (los mismos que Franco) en una cruzada sangrienta a la que le llaman lucha, y los únicos que la desean son ellos. Los vascos quieren vivir en paz, quieren salir a la calle sin necesidad de mirar debajo de sus coches a ver si hay una bomba o de si el que va detrás de ellos va a sacar una pistola y ponérsela en la cabeza, ir a trabajar sin que le pidan 100.000 euros porque sí, porque alguien decidió que en vez te invertir su dinero va a gastar el de los demás, sin necesidad de ir a funerales sin saber por qué, sin necesidad de pintarse las manos de blanco, sin necesidad de guardar un minuto de silencio por alguien que no va a volver a ver porque alguien en una organización criminal decidió que ya no debía vivir más, sin necesidad de salir en una manifestación para aclamar que la vida es suya, les pertenece y nadie tiene derecho a decidir como deben vivirla y hasta cuando.

Yo también grito Libertad para el pueblo Vasco, pero libertad para vivir sin ETA






miércoles, 17 de junio de 2009

Imagina posibilidades...

Vagando por las letras y los versos de la vida, van naufragando ideas y emociones que hasta ahora me acompañaban, otras perduran conmigo y siguen impregnándome de fuerza y sabiduría así como de necedades e incomprensiones que perturban mi ánimo y a veces incluso la razón.

El compromiso con la vida lo tengo, quiera o no, es algo que por el echo de existir tengo, porque es mía, porque amo vivir, pero el adeudo de tomar la responsabilidad por mis actos, pensamientos, palabras u omisiones no es tan fácil, a veces he querido escapar pero ¿cómo puedo pronunciarme como persona si no lo hago? Puedo escapar de los demás pero no de mí misma, puedo vivir la vida como si fuese de otra persona pensando que no tiene efecto sobre mí, puedo creer en la omnipotencia del karma pero si yo no me lo genero ¿Cómo puede suceder lo que yo quiero?

Esa es la respuesta a mis preguntas. Lo que me pasa yo lo genero y yo lo he generado, lo que digo tiene una consecuencia, lo que pienso crea una acción y sobre todo mis palabras crean una realidad, la mía, no la de nadie mas.

Basada en la Ontología del Lenguaje, El lenguaje es acción, como dice Rafael Echevarría en su libro Ontología del Lenguaje, “La vida es el espacio en que los individuos se inventan a sí mismos, y nacen dotados de la posibilidad de participar activamente en el diseño de su propia forma de ser, no es ni pre diseñado ni permanente… y lo posibilita la capacidad generativa del lenguaje”. Es decir, nacemos, nos educan, como diría Miguel Ruiz en su libro La voz del conocimiento, “Nacemos en la verdad, pero crecemos creyendo en mentiras…Una de las mayores mentiras de la historia de la humanidad es la mentira de nuestra imperfección”. ¿Por qué crecemos en mentiras?

Los Toltecas hablan de “la domesticación de los seres humanos”. Desde que éramos pequeños, día a día, en casa, en la escuela, en la iglesia, en la radio, en las revistas, en la televisión, nos indican cómo hemos de vivir, qué tipo de comportamiento es aceptable, como ser unos buenos seres humanos y respetables ciudadanos. Aprendemos a juzgamos a nosotros mismos, juzgamos a otras personas, juzgamos a nuestros vecinos... Miguel Ruiz lo explica maravillosamente en su libro Los 4 acuerdos“Domesticamos a nuestros niños, a quienes tanto queremos, de la misma forma en que adiestramos a cualquier animal doméstico: con un sistema de pre­mios y castigos. Cuando no acatábamos las reglas, nos castigaban; cuando las cumplíamos, nos premiaban. Pronto empezamos a tener miedo de ser castigados y también de no recibir la recompensa, es decir, la atención de nuestros padres o de otras personas como hermanos, profesores y amigos. Con el tiempo desarrollamos la necesidad de captar la atención de los demás para conseguir nuestra recompensa”.
Años más tarde y mas creciditos, seguimos buscando nuestra recompensa, la aceptación por los demás. A partir de aquí empezamos a escribir nuestras creencias, algunas nos impulsan y otras nos impiden avanzar. Esas creencias son trazadas por un “Código” una ley que rige nuestra mente y no es cuestionable, es nuestra verdad, nuestra realidad, el Libro del Bien y del Mal.

Me gusta como los Toltecas definen al ser humano: Cada ser humano es un artista y el arte supremo es la expresión de la belleza de nuestro espírituVivimos en la historia que nos creamos y creemos de nosotros mismos, mi historia es una realidad virtual, porque solo es cierta para mí, vivo en mi mundo y lo comparto, pero los demás no tienen porque ver lo mismo que yo. Un ejemplo, un cuadro, 2 personas diferentes podemos verlo de manera totalmente distinta, el cuadro es el mismo, no cambia, pero el significado varía acorde a quien lo esté observando, incluye sus filtros, es decir, su emoción, su historia, sus recuerdos, el impacto para cada persona es diferente a la hora de analizarlo.

Cuando vivo un evento, lo proceso en mi mente, y ésta, emite un juicio al respecto, positivo, negativo, bueno, malo, aceptado socialmente o no, y luego publica en el tablón de anuncios de mi cabeza la crónica del suceso… y ahí entro yo con mi interpretación… lo cuento a mi manera… “¿qué cuento me cuento?"
Fijaros en un concierto… es el mismo concierto para los 20.000 asistentes, escuchan las mismas canciones, el mismo juego de luces y sonido, el mismo espectáculo... ¿Todos coinciden en que el concierto es el mejor que han visto en su vida??? ¿Todos coinciden en que el concierto es malo? ¿en la elección de las canciones? ¿y en los arreglos musicales?....la respuesta es no… pero todos han visto lo mismo y lo han vivido e interpretado de manera desigual.

Nuestro Pepito grillo, basándose en esas creencias, califica todo lo que hacemos y dejamos de hacer, todo lo que pensamos y no pensamos, todo lo que sentimos y no sentimos. A partir de mis interpretaciones decido si ser víctima o protagonista.

Cada vez que hacemos algo que va contra de nuestro código, nuestra voz interior e inquisidora dice que somos culpables, que necesitamos un castigo, que debemos sentirnos avergonzados. Nosotros recibimos ese mensaje y entonces nos convertimos en víctimas…cargamos con el reproche, la culpa, el error y la vergüenza… Como víctima digo… Mea Culpa!!!! Hasta con palmaditas en el pecho, pobre de mí, no soy lo suficientemente buena, ni guapa ni inteligente y mi Pepe grillo, como Chucky me dice, Siiii, no vales lo suficiente. Cualquier cosa que se contraponga con nuestra ley, nos produce miedo y ese miedo dolor, inseguridad, por eso necesitamos valentía para desafiar a nuestro código y cambiarlo. Lo peor de todo es que no nos castigamos una vez por un error sino una vez detrás de otra… es decir cada vez que nos acordamos, nos duele y nos flagelamos, emocionalmente hasta lo sentimos, nos ardimos, nos enojamos o sentimos vergüenza ajena de nosotros mismos.

Como Miguel Ruiz cita “Nadie nos maltrata más que nosotros mismos; el juez, la Víctima y el sistema de creencias son los que nos llevan a hacerlo”

¿Cuál es mi actitud al respecto?, ¿Cómo me voy a comportar???

Aquí viene la parte mas difícil, ¿voy a tomar decisiones respecto a mis acciones y sus consecuencias, sean positivas o negativas para mí o voy a hacerme la tonta y a seguir adelante como si nada hubiese pasado a ver si alguien lo resuelve por mi?
La posición mas valiente y también muchas veces la mas difícil es tomar partido a favor de ti misma y tener el coraje de defender lo que piensas o de actuar acorde con tus emociones o pensamientos. Lo gracioso es que nos condicionamos al juicio de los demás… ¿Qué opina la crítica social???

Impacientes, como si fuésemos un chef magistral que recibe al crítico gastronómico que le dará los 5 tenedores para su nuevo restaurante...y tras una noche de creación artística en la cocina, esperamos despiertos hasta que los periódicos la publican a las 6 de la mañana para leerla…. Si es buena… estamos satisfechos con nosotros mismos… si es mala entonces nos culpamos, nos flagelamos y nos sentimos culpables por no haber satisfecho las expectativas de los demás.
...¿Y tus propias expectativas? ¿Cuáles son? ¿No os ha pasado haber hecho o dicho algo en el cual os encontráis satisfechos y orgullosos de vosotros mismos y que otras personas no lo “enjuician” de igual manera? Yo si, y he aprendido que si internamente estoy satisfecha y solo busco la aprobación de los demás quien sufre soy yo y estoy aquí para ser feliz, y mi felicidad se basa en mí, no en cómo los demas crean que debo serlo o actuar o pensar o comportarme... y esto genera riesgos... el ser aceptado o no ser aceptado... pero ¿necesito que los demás me digan quien soy o soy yo quien debe definir quien soy?¿Por qué? Porque si no soy feliz conmigo, no puedo ser feliz con los demás, si no confío en mi felicidad, no la puedo compartir.

Como dice Miguel Ruiz en su libro la Maestría del amor“La felicidad sólo puede provenir de tu interior y es el resultado de tu amor. Cuando te des cuenta de que ninguna otra persona puede hacerte feliz y que la felicidad es el resultado de tu amor, habrás conseguido la más importante de las maestrías”. Puedo comparar mis acciones con otras personas, pero al fin y al cabo, yo decido y tomo mis propias decisiones. Si yo no soy la protagonista de mi vida, entonces significa que alguien más lo esta siendo, por lo tanto paso a un papel secundario y hago lo que otra persona decide... Si mi vida es mía, entonces quien debe decidirlo soy yo, ¿no?

Cada uno de nosotros emitimos un juicio sobre nosotros mismos y sobre los demás y ese juicio determina cómo vemos a esa persona y lo que esa persona creemos que es, pero como dice OSHO en su libro El sendero del Tao “Tener un juicio sobre ti significa que, profundamente, de alguna manera, quiero manipularte. Tener un juicio sobre ti significa que, de una manera u otra, tengo un deseo profundo de tener poder sobre la gente” ¿Por qué? Porque decido que tu eres de una manera determinada y no permito que seas como tú eres o quieres ser. Te clasifico, te encasillo, no te doy la libertad de elección, de aprender, de crecer. Con nosotros hacemos lo mismo, emitimos un juicio de cómo somos, lo mas maravilloso es que tenemos el poder de cambiar esos juicios sobre nosotros y ser la persona que queremos ser, pero no es tan simple, requiere valor al igual que requiere valor el decidir que soy feliz.

No esperes que las cosas sucedan, haz tú que sucedan, genéralas, créalas, búscalas, como Paulo Coelho dice en su libro El Alquimista, "Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón y a descifrar un lenguaje que esta más allá de las palabras, el que muestra aquello que los ojos no pueden ver…”

Si el universo está de mi lado, si el universo es inmenso y si conspira a mi favor….

Imagina posibilidades…

Lau

martes, 16 de junio de 2009

Un cuento para el Alma


Hace ya unos cuantos años, cuando era monitora de tiempo libre, hicimos una noche de Cuentacuentos de para Adultos en la cual se narran historias y monólogos a la vez que algunos se teatralizan para un público adulto.
Fue una experiencia gratificante para mí, fresca, diferente, un retornar a la infancia valerosa de los príncipes, princesas, dragones y leyendas que escondían mensajes sobre el comportamiento y la esencia humana con el designio de revelar un aprendizaje revelante en sustento del alma.
Buscando entre las hojas polvorientas de antiguos libros de la biblioteca de la Facultad de Filosofía y letras, encontré un cuento referente al amor y la locura, para mi sorpresa bastante actual, pero como enamorada de las leyendas griegas y romanas, me llamó la atención la pulcritud de sus locuciones, de las alusiones y la mezcla maravillosa de la imaginación descriptiva. No podía ser sin duda de nuestro escritor Uruguayo Mario Benedetti.
Sin posibilidad de ejercer como una Cuentacuentos a través de la WEB, quisiera entonces compartirlo. Probablemente muchos lo conozcáis, pero como tributo a tan maravilloso “Muso” que alimenta mi alma, os comparto su cuento.

Espero lo disfrutéis


El amor y la Locura

Cuentan que una vez se reunieron en algún lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los seres humanos.Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura como siempre tan loca les propuso: ¡vamos a jugar al escondite! La Intriga levantó la ceja intrigada y la Curiosidad sin poder contenerse le preguntó: ¿Al escondite? Y, ¿Cómo es eso?


Es un juego, explicó la Locura, en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego. El Entusiasmo bailó entusiasmado secundado por la Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó convenciendo a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba hacer nada. Pero no todos querían participar. La Verdad prefirió no esconderse... ¿Para qué? si al final siempre la hallaban. Y la Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en realidad lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella)...y la Cobardía prefirió no arriesgarse.


Un, dos, tres...comenzó a contar la Locura. La primera en esconderse fue la Pereza, como siempre tan perezosa se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir ala copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzó a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos...que si un lago cristalino para la Belleza...que si una hendida en un árbol perfecto para la Timidez...que si el vuelo de una mariposa lo mejor para la Voluptuosidad...que si una ráfaga de viento magnífico para la Libertad...así terminó por acurrucarse en un rayito de sol. El Egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio: aireado, cómodo...pero sólo para él. La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (mentira, se escondió detrás del arco iris).La Pasión y el Deseo en el centro de los volcanes. El Olvido...se me olvidó dónde se escondió el Olvido, pero eso no es lo más importante. La Locura contaba ya novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve...y el Amor no había aún encontrado sitio para esconderse entre sus flores.


Un millón contó la Locura y comenzó a buscar. La primera en encontrar fue la Pereza...a sólo tres pasos detrás de unas piedras. Después se escuchó la Fe discutiendo con Dios sobre Teología y a la Pasión y el Deseo los sintió vibrar en los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia y claro, pudo deducir dónde estaba el Triunfo. Al Egoísmo no tuvo ni que buscarlo, él solo salió disparado de su escondite, que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la Belleza, y con la Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada en una cerca sin decidir aún dónde esconderse.


Así fue encontrando a todos. Al Talento entre la hierba fresca...a la Angustia en una oscura cueva...a la Mentira detrás del arco iris (mentira...en el fondo del mar).Hasta el Olvido...ya se había olvidado que estaba jugando a las escondidas. Pero sólo el Amor...no aparecía por ningún sitio. La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en la cima de las montañas, y cuando estaba por darse por vencida, divisó un rosal y pensó: el Amor siempre tan cursi, seguro se escondió entre las rosas...tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas...cuando de pronto un doloroso grito se escuchó...las espinas habían herido los ojos del Amor, la Locura no sabía que hacer para disculparse: lloró...rogó...pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.


Desde entonces, desde que por primera vez se jugó en la Tierra al escondite, el Amor es ciego...y la Locura siempre lo acompaña.


MARIO BENEDETTI

lunes, 15 de junio de 2009

Volver



Voy conociendo el camino del sentir sincero,
Hueco errante que ya no cambia de morada
Alimenta el alma de mis palabras
Palpita con cada nota de mis dedos

Cae la penumbra del pasado
Abriendo paso a la luz del ocaso
Sueños nostálgicos enladrillados
Nublan a la vanidad del castellano

Luz mate aparece en brillos
Tinta de esos dedos manchados
Acompaña el sonido de los grillos
A mi pluma dibujando caballos

Corceles negros y blancos
Pintos, manchados y enlunados
Crines libres, robustas y nobles
Me llevan de nuevo encumbrados

Gracias a la calma de Mi siete Paz
Gracias a la Encrucijadas de puertas y caminos
Vuelvo a respirar a bronquio profundo
Vuelvo, vuelvo a ser yo mi capataz.

domingo, 14 de junio de 2009

Metamorphosis - Soneto I

RENACER


No siempre la luz blanca ciega nuestros ojos,
Ni la eternidad así pasa por do quier,
Ni aun hoy mueren los recuerdos del ayer,
Ni lagrimados vuelan tiernos tus esbozos.


La penumbra no ahuyenta a los lobos,
Aunque tarde nos empeñemos ya en volver,
Savia corre bajo árbol robusto al coger
Sus brazos llenos de ramajes solos.


Carpe Diem aun fresco, alegra el alma
Vidas pasadas ya no mueven el sentir
Viejas ropas se despojan de su ama.


Nuevas fronteras alumbran nuevo vivir
Corazón nuevo despierta a la calma
Ya no anochece su lánguido morir.


Laura

viernes, 12 de junio de 2009

A Mariano


Hoy te veo rumbo a la eternidad de los sentidos,
saboreando la dulce nieve de tus poemas,
con la rima pálida de tus versos,
con la pálida rima de tus besos.

Tu poesía iluminada por la musa del alma
Ahora ellos deleitarán a los difuntos magos de la épica romántica.

Sucumbido bajo el sueño de Morfeo,
guardas ya en tu capacho tu óbolo para Caronte,
preparando tu viaje en velero por el Estigia,
ya comenzaste a empaquetar tus memorias del norte.

Huiste de la tradición caballeresca,
llenando tu lenguaje de imágenes,
escondiste tus venas llenas y perennes
en papiros gastados de yescas

Culterano de vicios Garcilescos
a las ondas de Góngora de Soledades
hervían tus lecturas llenas de fría luz de plata
yacientes claras de diferencia de edades

Me abriste inconscientemente las puertas de la elegía, la oda y de las liras,
bajo tus vientos huracanados de la originalidad endeble,
vagaste entre tus plectros destellados por las luces de bohemia, por la mente y por la distancia.

Solo darte las gracias por tu inspiración,
solo darte las gracias por dejarme seguir soñando,
por dejarme escribiendo con la tinta de mi espíritu a través de mis dedos,
por ser parte de ese selecto regalo que encontramos andando.

Salúdame a Lorca, Tío Mariano

Algo de Poesía

Hace muchos años, para ser exacto 17, la mitad de los que tengo, una profesora me regaló este poema para analizarla en clase de literatura. Como amante de la poesía fue todo un reto su análisis, pero nunca pensé que me acompañase tantos años a lo largo de mi camino.
Su significado se entiende desde las experiencias de cada uno de nosotros/as, del periplo que empezamos en cualquier proyecto de vida, solo nos anima a seguir a delante y a disfrutar la vida en cada paso que damos. El aprendizaje que obtenemos para llegar a nuestras metas creo que es más fructífero que la meta en sí.

Yo decidí que cada día iba a comenzar mi viaje a mis Ítacas desde el lugar donde el día anterior había resuelto descansar, solo tengo que tomar mi maleta llena de experiencias, recuerdos, resoluciones y compañeros de viaje que compartirán conmigo todo la marcha o parte de ella.

En mi caminar os regalo este poema de CONSTANTINO CAVAFIS que alguna vez me regalaron a mí.

Ítaca

Cuando te encuentres de camino a Ítaca,
desea que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimientos.

A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al enojado Poseidón no temas,
tales en tu camino nunca encontrarás,
si mantienes tu pensamiento elevado,
y selecta emoción tu espíritu y tu cuerpo tienta.

A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al fiero Poseidón no encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si tu alma no los coloca ante ti.

Desea que sea largo el camino.
Que sean muchas las mañanas estivales en que con qué alegría,
con qué gozo arribes a puertos nunca antes vistos,
detente en los emporios fenicios,
y adquiere mercancías preciosas,
nácares y corales, ámbar y ébano,
y perfumes sensuales de todo tipo,
cuántos más perfumes sensuales puedas,
ve a ciudades de Egipto, a muchas,
aprende y aprende de los instruidos.

Ten siempre en tu mente a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no apresures tu viaje en absoluto.
Mejor que dure muchos años,
y ya anciano recales en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.

Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene más que darte.

Y si pobre la encuentras,
Ítaca no te engañó.
Así sabio como te hiciste, c
on tanta experiencia,
comprenderás el significado de las Ítacas.

World Air Traffic... Maravillosa vista

video

Crees que cuando viajas estás solo en el cielo? Poss no!!
Aquí te dejo una visión desde el espacio de todos los aviones que se movieron en 24 horas comprimido en 2 minutos.

Fíjate en la diferencia con el día y la noche y en la intensidad del tráfico en Europa y Norteamerica.


Curioso los vuelos que van cerca de los polos, solitos... y los aeropuertos donde llegan vuelos de larga distancia, esos pasillos que se aglomeran...

Hoy he aprendido algo nuevo.

Desde hace bastante tiempo llevo pensando demasiado en mi entorno, en las condiciones favorables o adversas, en los demás, en el tiempo, en el trabajo, en donde vivo… pero hoy me puse a pensar en mí, decidí que para mirar hacia fuera primero tengo que mirar hacia dentro.

A lo largo de los años he cometido errores, me tomado decisiones equivocadas, me he caído, he metido la pata, me he emparanoiado, me he enfadado, he montado en cólera… pero pocas veces me he puesto a pensar porque hacía esas cosas. Los errores los voy a seguir cometiendo, lo importante es la enseñanza que me dejan, dicen que sabio no es quien se equivoca, sino quien aprende de sus errores.

Hoy me he puesto a pensar porqué mi foco era ese, que emitía, que generaba… qué me hacía creer que era una víctima de, la única respuesta que vino a mi mente fue yo misma.

Cuanto mas importancia le daba a las cosas mas fuerza tenían, fuesen positivas o negativas, cuanto más batallaba contra la realidad más se alejaba de la que yo anhelaba, mi solución: ver mi realidad y aceptar mi realidad, para así poder conocerla y buscar el camino para cambiarla, mantenerla o desecharla.

Acepté que todos mis problemas me los he generado yo, bien por tomar decisiones o bien por no tomarlas, pero me di cuenta que eran mas dolorosos o notorios cuando no tomaba las decisiones y otros las tomaban por mío o dejaba pasar el tiempo a ver si cambiaban solos… las cosas no cambian, soy quien debo cambiarlas si quiero otro efecto, como dijo Einstein “La definición de la locura es continuar haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes“, yo me estaba comportando como una loca entonces.

Me dí cuenta que en ese momento les dejaba a otros/as el protagonismo de mi vida, de mi realidad, me supeditaba a las consecuencias de lo que sucediese y yo estaba aceptándolo, por lo tanto el resultado obtenido ni si quiera se acercaba a mi visión y a lo que yo esperaba, luchaba contra corriente.

He sido cobarde, he sido temerosa, no he alzado la voz cuando la tenía que haber alzado, no he dicho “basta” o “hasta aquí" cuando debí hacerlo en los momento personales importantes, por eso en ocasiones el resultado se fue de las manos, me enojaba, me frustré, creía que era con los demás, pero en realidad era conmigo misma, como quien se queda mirando un vaso azul y pretende que se vuelva rojo.

No ha sido todo así en mi vida, me puedo sentir orgullosa de muchas cosas que he logrado y de muchas personas que están a mi lado, cerca o lejos, pero están y siguen estando.

Comprendo que no debo esperar nada de los demás realmente sino lo que yo pueda hacer por mí y por ellos, como alguien dijo una vez, si esperas algo de los demás te desilusionarán en algún momento, todos somos humanos, pero si tú te das de manera incondicional sin esperar nada a cambio mas que su cariño a su manera, siempre te sorprenderán.

Hoy he aprendido que primero soy yo quien me tengo que dar, quien debo decidir, y que debo pensar en mí, porque si no estoy bien conmigo, no estaré bien con nadie.

Hoy empecé a quererme mas que ayer, pero menos que mañana y como me quiero a mi, quiero a quien está conmigo cerca o lejos, tal como son. Pero eso no implica que esté a gusto con todo el mundo, hay personas con las que conectaré y habrá otras con las que no, y eso es válido, hay personas de las que me sorprenderá para bien y otras para mal y otras ganarán mi confianza, otras la perderán y otras la volverán a ganar, porque para eso somos humanos.

La realidad es el presente, es mas no existe otro momento que pueda vivir, el ahora es todo lo que hay, y el futuro otro momento presente para ser vivido cuando llegue. La felicidad es una condición natural de la persona, es un estado de ánimo, no una meta, porque me pertenece, yo decido ser feliz, yo decido cuando y cuando soy infeliz yo estoy eligiendo serlo.

Solo puedo agradecer a todos y a todas los momento que he pasado con ellos/as, la felicidad que me han hecho sentir y cuando no ha sido a sí, la única culpable he sido yo, porque yo lo he generado simplemente por mis actos, por mis omisiones o por mis decisiones.

Como Miguel Ruiz dice en su libro Los cuatro acuerdos, no te tomes las cosas de manera personal, y yo si lo he hecho en ocasiones, sin darme cuenta que las personas hacían o decían acorde a sus intereses personales, eso no requiere que yo esté de acuerdo con ellas, pero si debo respetarlas, pero si no respeto mis emociones, pensamientos y sentimientos, es imposible que emocionalmente pueda decir con contundencia, sí, no, gracias, lo siento, perdón, hola o adiós.

Es agotador estar a la defensiva, y yo he decidido estar receptiva, porque de cada persona y de cada palabra se queda una enseñanza.

La culpa no es más que una manera de verme como víctima, la autoculpa no me deja avanzar ni ser feliz, no me deja modificar mis acciones y pensamiento porque me ubican en el pasado y yo he estado en ocasiones o viviendo en el pasado o viviendo en el futuro, por lo que me he perdido del presente y del deleite de disfrutar de las experiencias de ese momento que nunca volverá.

Hoy he aprendido que las mis decisiones son las importantes para mí, y que el presente solo dura un segundo, que cuando pestañeo ya se fue y no voy a volver a vivirlo nunca de igual manera.

Yo soy, yo he escogido ser y yo escojo ser, ese es mi presente y lo que cimienta mi futuro.

Laura