martes, 13 de julio de 2010

La Vida es curiosa, es lo que muchos podríamos decir, tiene su propio plan, sus propias reglas y nosotros nos empeñamos en creer que nos pertenece, nos enfadamos porque queremos que haga y se comporte como nosotros queremos, pero tiene sus propios métodos, y nosotros somos parte de su juego. La diferencia radica en cómo la interpretamos y que decisiones tomamos.

Hay quien cree en el destino, yo no. Creo que la vida está ahí como una hoja de papel en blanco, dándonos las bases de lo que necesitamos, somos nosotros quien decidimos los colores y los dibujos a trazar y nunca está en contra nuestra, somos nosotros los responsables de que las cosas sucedan acorde a nuestras acciones, decisiones, miedos y creencias y eso es lo que nos permite cambiar los eventos futuros. Si decido ir al cine o a cenar o a tomar una copa o a seguir trabajando, nuestra noche puede cambiar de manera radical al igual que nuestro día siguiente, pero depende de nosotros no de la vida, pero es más “romántico” pensar que la vida es la que toma las decisiones o puede que sea más fácil a quien culpar….

Si las cosas salen como queremos o abrimos una oportunidad de negocio o pareja porque decidimos y a tomar una copa, diremos que la suerte estuvo de nuestra parte, sino diremos que así debía ser, para sentirnos mejor con nosotros mismos y resignarnos, las personas estaban allí, el restaurante estaba allí, cambió mi decisión de ir. Por otro lado, si decido ir y conozco personas, yo también decido, desde darles mi tarjeta, o marcarles al día siguiente o bien si me marcan asistir a la cita… cada decisión genera una acción y por ende crea una realidad diferente.

¿Qué pasa si no te gusta tu realidad? Tienes de dos: quejarte o cambiarla. ¿Cómo la cambio? Tomando decisiones y emprendiendo acciones diferentes hasta las ahora hechas para obtener resultados diferentes. No es fácil, pero para poder dar un segundo paso, antes debes dar el primero.

Lo curioso es que muchas veces, tenemos nuestro Pepillo Grillo interior que nos avisa… ¿Pero le hacemos caso? Pocas veces, quizás porque no nos interese hacerle caso o porque nos gusta el drama… ¿Cuántas veces hemos salido con alguien sabiendo que no va a funcionar? ¿Cuántas veces nos hemos engañado buscando excusas que justifiquen el por qué no funciona, el por qué no te llama o el por qué te ignora? La mejor es porque le gustas y no sabe lidiar con sus emociones… Impresionante la habilidad que tenemos de querer ver lo que no es en realidad… pero nos hace sentir mejor, nos hace sentirnos más seguros y evitar la cruda realidad en frente de nosotros: ¡¡No le intereso!! Ufff el ego duele.

Si, ¡¡¡nos encanta el drama!!! ¿¿¿Seguir trabajando para alguien que nunca va a reconocer algo que algo hiciste bien??? ¿Cómo me voy a ir? ¿Cómo voy a tirar la toalla? Van a pensar que no estoy comprometido, van a creer que busco el camino fácil, van a creer, van a pensar, van a opinar….

¿¿De que sirve lo que los demás pienses?? ¿A caso ellos te consultan sobre qué deben hacer, antes de hacerlo? NO, pero si pueden opinar sobre tu vida y tus decisiones, pero no te lo tomes personal, no es personal, es sobre qué les conviene más, qué quieren que tú hagas o te comportes porque se benefician, el dulce sabor del poder que obtienen sobre ti: manipulación consciente o inconciente, pero al fin y al cabo, buscan que hagas o te comportes como ellos quien.

Dicen que las personas crecemos, y que somos independientes, con poder de decisión y acción, pero la realidad, es que estamos más pendientes de la opinión de los demás que de la nuestra propia sobre nosotros, que es la que verdaderamente importa. La mejor escusa son las reglas sociales no escritas… pero ¿Quién las escribió y dijo que así eran? Yo no lo conozco, pero te aseguro que el día que lo conozca, lo menos que le puede decir es NAZI.

Muchos echan la culpa a los padres… me educaron así, me enseñaron de esta manera, esto está bien, esto está mal… y es una maravillosa escusa para echarle la culpa a alguien… Tus padres te enseñan acorde a como ellos ven la vida y la entienden, acorde como creen que deberías ser y comportarte y en base a eso cómo desenvolverte en tu propia vida el día de mañana… pero ¿Debemos tatuarnos todas esas normas con fuego en nuestra mente tal cual nos las enseñaron? No creo que así deba ser, por lo menos para mí y eso que no me puedo quejar de nada, hoy en día pienso… uffff que adolescencia les hice pasar… tendría que darles no una medalla, sino la copa del mundo por haberme aguantado… fui tremenda, buena niña, pero tremenda… aún me acuerdo que los relojes y yo teníamos serios problemas de comunicación los sábados por la noche… siempre se paraban… jajaja.

Ellos nos dan las bases, pero depende de nosotros cómo vamos a reaccionar a las circunstancias que nos ponemos nosotros solitos delante, no la vida… algunos preguntaran y ¿Cómo enfrentarse a la muerte de alguien, a una enfermedad o a un accidente? ¿¿¿¿Qué no nos enseñaron que la muerte es parte de la vida???? ¿Que no los accidentes ocurren porque alguien hace algo? Bien sea que nosotros lo hacemos o bien alguien lo produce, pero suceden por una acción en concreto. Las enfermedades… no son buena ni mala suerte, son parte de nuestra existencia, pero depende de cómo nosotros las enfrentemos y decidamos que hacer en la vida y cómo vivir con ellas, nadie está exento, pero os aseguro que tienes de 2, sentarte a llorar o levantarte y seguir adelante: tu actitud es determinante.

La vida está llena de aprendizajes con los que debemos lidiar, nuestras decisiones y acciones provienen de nuestros pensamientos y nuestros pensamientos están condicionados por nuestras emociones y nuestra manera de ver el mundo. Si tengo miedo, me enfrento a la vida con miedo, si rompo ese miedo, mi mente decide actuar de manera diferente… 1era barrera sorteada.

¿Qué pasa cuando las personas que están a tu alrededor no están de acuerdo? Tienes de 2, dejarles a ellos que decidan por ti y tu hacer lo que ellas dicen o defender tus principios, ideales o razones… que es bastante difícil… no estás dejando a los demás decir por ti, sino que lo haces tú mismo, incluso en un consejo, tu decides tomarlo o no, el problema es cuando ese “consejo” se vuelve imposición o incluso manipulación… Tú decides…

¿Por qué tener miedo al qué dirán? Si lo haces hablan, sino lo haces también, entonces decide tú sobre lo que van a hablar, porque ya lo sabemos…. Hoy en día en las empresas valoran a los líderes por tomar decisiones y llevarlas a cabo, no por no llevarlas, ya no se fijan en si funcionó o no funcionó a la hora de evaluarlo, hay consecuencias, eso sí, pero lo que realmente valoran es ¿lo intentó o le dio miedo hacerlo? El que no arriesga no gana, aunque el precio obtenido, solo sea: paz mental y descanso.

Existen 2 miedos básicos en este mundo: El miedo a no ser amado y el miedo a no ser suficiente.

El Miedo a no ser amado, querido, aceptado, a no pertenecer a un grupo social, a no ser valorado, a ser indigno de ser amado…. Este miedo es el que utilizan los manipuladores para obtener de los demás lo que quieren: chantaje emocional. Si no haces esto…. Me enojo, no te quiero, no te hablo, me alejo, no te incluyo…. Es duro enfrentarse a él, pero la solución es: ¿Estás dejando que los demás decidan por ti? ¿Eres el perrito faldero de alguien? ¿Actúas para agradar a los demás aunque eso implique rebajarse o ser lame suelas? Si la respuestas es sí (se sincero/a… podremos engañar a los demás, pero nunca a nosotros mismos, busca el sentimiento interior de impotencia, de enojo, de aceptar cosas que no quieres hacer o de la ansiedad de querer decir algo que te callas…) todo esto va llenando el vaso y las cosas explotan y surgen los sentimientos de enojo con el mundo y con los demás que en realidad es con uno mismo… entonces si la respuesta es sí, replantéate tu relación contigo mismo y con los demás, recuerda, mejor solo que mal acompañado… y la culpa es tuya, si, nadie es responsable, el manipulador o abusador existe porque tiene a quien hacérselo y esa es su fuerza y su poder y quien se lo otorga eres tú, puedes quitárselo cuando quieras. Que tiene seguidores… si claro… que no va a dejar que se lo quites tan fácilmente y va a querer tomar represalias “sociales” Si también ¿Cómo dándote en el ego? ¿yyy? No pasa nada, mientras seas fiel a ti mismo, siempre hay personas que merecen la pena y valoran la fortaleza y las agallas para hacerlo, porque seamos sinceros, poca gente se atreve… Si Galileo Galilei no se hubiese enfrentado a su sociedad, si los pueblos no se hubiesen enfrentado a sus colonizadores u opresores, si alguien no hubiese dicho basta, seguiríamos viviendo como en la época Feudal… el poder de cambiar realidades es tuyo, que cuesta hacerlo si, que hay consecuencias si, pero las que crees que te afectan y son negativas, son momentáneas y pasajeras, mientras no te atrapes en demostrar que se equivocan… todo cae por su propio peso, y te aseguro que la lectura al final del día es: qué agallas tuvo y que tranquilo vive, y yo sigo enganchado aquí… Hay que tener mucho, mucho valor para hacerlo y no todos lo sacan, aunque todos lo tenemos.

El Miedo a no ser suficiente, es el miedo al fracaso, el miedo a no ser capaz, a no ser apto….se refleja a la hora de tomar acciones respecto a nuestro desempeño, a la falta de confianza en sí mismo, independientemente que nuestras metas estén claras, pero romper los paradigmas que nos encontramos en nosotros mismos no es tan fácil. Cuando confiamos en nosotros, en nuestras habilidades, y nos enfocamos en nuestras fortalezas para potenciarlas al máximo y nuestras motivamos las conocemos creamos una fuerza capaz de mover el mundo, el nuestro claro, el que nos rodea o en el que queremos incursionar. Nuestras creencias nos limitan o nos impulsan, solo hay que encontrar el detonante que nos haga despegar a cada uno.

La vida solo se vive una vez y hay quien dice que los 20´s son para disfrutar, los 30´s para aprender y los 40´s para pagar las copas, a mi me gusta pensar que el aprendizaje es continuo, solo cambia la manera de ver el mundo, nuestras experiencias, estar consciente de lo que pasa a nuestro alrededor y tomar las decisiones para conseguir lo que realmente queremos. Mi límite es el cielo, ¿Cuál es el tuyo?


LAU

2 comentarios:

@nscap dijo...

Qué fantástico post.
Pienso en lo que pensaría de leerlo tres años atrás y lo que pienso ahora y sí!
Definitivamente la vida es para aprender
Nosotros mismos nos forjamos nuestro propio destino
No hay mayor barrera que el miedo
Vencer el miedo y el que dirán y los "parámetros sociales" y sobre todo los patrones que tenemos interiorizados en la cabeza a fierro durante años....
No es fácil, pero es mucho más pleno.
Afrontarse con la vida y hacerse cargo de ella y disfrutarla... es lo más lindo que hay.
Gracias Lau, por haber estado en esos momentos claves, porque sinceramente... no tengo palabras para decir lo estupendo que es escucharte!
Te quiero mucho amiga!
Isa

Laura dijo...

Gracias Fiera!!! Es todo un honor tener tus comentarios!! Te mando un besazo. Misss UUU