jueves, 25 de febrero de 2010

Solo tenemos una oportunidad para causar una buena primera impresión

Últimamente, muchos directivos me han buscando para trabajar no solo para potenciar sus habilidades y fortalezas sino también sobre su imagen personal, cómo potenciarla, como mejorarla, como sacarle mas partido y por supuesto, como verse aún mejor frente al espejo y a los demás. Me hizo reflexionar sobre la importancia de la actitud y el reflejo de la personalidad al vestir. Creo que es importante que la imagen exterior potencie la imagen interior y sea acorde éste y esté en armonía. No nos gustaría irradiar una falsa imagen de nosotros y más aún cuando es negativa…

Imagínate a una mujer que defiende la ecología con un abrigo de piel… De la misma forma, tú puedes contradecirte en lo que dice si no sabe elegir sus prendas de vestir. Elegir las prendas de acuerdo al estilo propio y la personalidad es indispensable, refleja qué tan congruente eres. Tu forma de vestir y tu comportamiento es tu tarjeta de presentación ante los demás y no solo ante las damas o los caballeros…

La imagen externa se conforma de 3 puntos:

1.- por cómo te vistes y te arreglas (la higiene, cabello, corte de cabello, uñas…los accesorios, corbata, reloj, portafolio, mancuernas, zapatos…

2.- tu imagen corporal, como te mueves, te paras, te sientas…

3.- la imagen sensorial, como hueles, si sudas o no….

La imagen interna se conforma por las actitudes:

1.- Verbal como te expresas.

2.- Escrita, como escribes, ortografía, letra…

3.- Lenguaje corporal que muestra nuestra personalidad, como caminamos, como entramos en un lugar (de forma triunfal o con miedo) y la postura (seguridad, cansancio, sonreír, fruncir el ceño)… y todo lo anterior marca tu cultura, tu nivel social, tu educación, profesión incluso, y a veces hasta estado civil…. con una sola mirada podemos “adivinar” muchas cosas de las personas.

Me gusta añadir las aptitudes o skills, ya que sobre todo a nivel profesional, nos van a posicionar en el rol adecuado y seguir nuestras metas hasta alcanzarlas.

La imagen personal es tan importante que se vuelve indispensable cuando queremos causar un efecto positivo. Tú comunicas con tu imagen.

Cuando te relacionas con alguien transmites una imagen de ti mismo, no solo física, sino también emocional, causas una impresión en la persona que te ve por primera vez. ¿Es agradable a la vista? ¿Es simpático? ¿Tiene personalidad? ¿Es tímido? ¿Es atrevido?... Piensa… por lo general, antes de conocer a una persona ya posees una imagen mental de cómo es. Cuando esta no coincide con la que proyecta al conocerla, pueden suceder 2 cosas: Estamos mal informados sobre ella o la persona está fallando en imagen. Lo ideal es que coincidan ambas imágenes. Contigo pasa lo mismo.

Como personas lo primero en que nos fijamos, cuando no conocemos a alguien, es en lo físico, más que nada, porque la comunicación mental aún no se ha inventado ni la hemos desarrollado… así que la primera impresión pasa por nuestro físico y como parte de él, la vestimenta. Así que la primera vez que alguien te vea, ya emitió un primer juicio sobre ti, aún sin conocerte.

Este juicio es tan poderoso que podemos decidir girar la cara o no saludar porque no nos latió. El 90% de los mensajes que trasmite una persona, no son verbales y el menor porcentaje de la primera impresión le corresponde al lenguaje hablado. Una Imagen vale más que mil palabras.

En menos de 7 segundos, tenemos una imagen construida de lo que vemos…. La primera impresión, la cual emite una opinión sobre ti, absorbe el 80% de la atención, cabello, peinado, piel, cuidado de la barba o afeitado, vestimenta y accesorios. El siguiente 15% lo impregna el lenguaje corporal, que comprende la expresión facial, la mirada y los movimientos y poses corporales. El último 5% es la manera de hablar. El impacto que deja esa primera impresión en alguien, se conforma del 55% imagen personal, 38% tono de voz, como la modulamos, como decimos las palabras y 7% es lo que decimos… esto es lo último que queda en la mente.

Después de la primera impresión viene la segunda…. Donde se refleja tu actitud y tu personalidad de manera más latente, y ¿por qué digo “latente”? porque la manera de vestir también refleja tu forma de ser.

Como dicen los expertos “solo tenemos una oportunidad para causar una buena primera impresión”, así que hay que sacarle el mejor provecho a nuestra imagen ya que nunca tendremos una segunda oportunidad para causar una primera impresión.

Además de los colores estacionales que mejor empatan con cada uno, la forma del cuerpo, de la cara, los cortes de cabello, de los accesorios (como lentes de sol, zapatos, corbatas, sombreros, relojes…), se contemplan la personalidad de cada uno.

Por medio del atuendo transmitimos nuestra personalidad y estado de ánimo, por lo que se convierte en un arma muy poderosa, es parte de nuestra carta de presentación y como tal de nuestra imagen.

Desde un punto de vista antropológico, la imagen exterior y los objetos que usamos como la vestimenta y adornos, poseen dos funciones esenciales.

La moda es un reflejo del tiempo en que vivimos, se convierte día a día en un fiel testimonio de nuestra forma de ser y de pensar, y sino miremos atrás en el tiempo… Los hombres ya no se visten igual que los caballeros de finales del S. XIX principios del XX, con sombrero de copa, esmoquin o levita cruzada, bastón y zapatos de charol negro reluciente… la imagen buscada era la del caballero respetable, digno, educado y culto, quien se reunía en los clubs de hombres para fumar y tomar un buen Brandy, imagen claro, adaptada al ideal de la época. El impacto de la moda es tal que genera incluso estereotipos, hoy en día en un evento de riguroso protocolo y etiqueta, está marcado por el retrato de ese caballero de finales de siglo, ya no se exige el sombrero de copa ni el bastón, excepto en Inglaterra, pero sí el esmoquin o el frac símbolo de distinción. La moda se mueve con la forma de sentir y pensar de la sociedad.

En este sentido, uno de las mayores y más difíciles reflexiones e investigaciones pasan por conocer a fondo la moda para adaptarla con habilidad a la personalidad. Dentro de la propia evolución de la moda, entra la personalidad de cada persona y la fidelidad a sus gustos a la hora de elegir que ponerse. Independientemente del protocolo exigido en la oficina, podemos encontrar diferencias entre dos personas que van exactamente igual vestidas, ¿Cómo?, por la forma y la actitud con que llevan la ropa, me explico.

¿Os habéis fijado en las aeromozas? Todas llevan el mismo uniforme, pero una lleva el pañuelo en el cuello al estilo francés, con un nudo al lado, otra lleva en nudo delante mas suelto, otra lo lleva sin atar, solo debajo de la solapa, una lleva el cabello suelto, otra recogido en cola de caballo, otra lo lleva corto… cada una incluye su estilo personal dentro del mismo uniforme.

Con las personas pasa igual. Lo mas importante no es seguir la moda, ni que la moda te dicte los patrones, sino como adaptar la moda a nuestra propia personalidad para nunca perder nuestro propio estilo, ser auténticos, que exista una congruencia entre nuestro, sentir, pensar y vestir, sino lo único que haríamos es copiar y disfrazarnos, dejaríamos de lado nuestra esencia.

La nobleza de la moda reside en la libertad que plantea frente a la esclavitud de estereotipos creados por la sociedad. Nadie es como tú, ni nadie puede ser como tú, sácale provecho a tu propia exclusividad y expresa tu personalidad a través de la moda y ponle tu sello único y personal.

¿Por qué hablo de esto? La idea de una buena imagen, no es solo el saber vestir bien y conjuntar atuendos, colores, estilos, accesorios y conocer los protocolos de vestimenta de manera correcta, sino que éstos tienen que estar en armonía con vosotros mismos, os tenéis que sentir cómodos, sino en vez de ayudaros, os disfrazarían. Pensemos por ejemplo en Pierce Brosman ¿alguien se lo imagina vestido como Snoop dogg, con sudadera ancha, pants de colores, cadenas de oro grandes colgando en pelo en pecho, rastras, barba de candado, gafas enormes ovaladas y negras, tenis de basketball, aretes de diamantes y media en la cabeza? Todos pensaríamos que va a una fiesta de Halloween, o que está completamente “high”… sencillamente su personalidad no va con ese tipo de ropa ni peinados, en cambio a otros hombres les queda bien, un rapero por ejemplo, va acorde con él, nos guste o no ese estilo.

La moda no es un dogma, pero tampoco hay que anclarse en el pasado… recordad no es lo mismo vestir retro que ser retro…

La mirada… la expresión de la cara viene marcada por la mirada, es el punto mas importante del lenguaje corporal, se dice que por los ojos se asoma el interior y que cuando dos personas se miran se da la auténtica comunicación. Para dar una imagen armoniosa y profesional, además de vestirse y de hablar como corresponde, la expresión facial debe expresar lo mismo.

"Viste, como vistes tu alma"

Hay un refrán que dice que “a las personas se las recibe según visten… se les despide según piensan…”

Todo está relacionado entre sí, si el atuendo es perfecto y la expresión de la cara refleja aburrimiento, o pánico se va saber, si la expresión es perfecta pero el atuendo inadecuado… también. Por mucho que sonriáis, calcetines blancos con zapatos siempre va a llamar la atención… Cuanta menos atención prestes a tus detalles, más se realzan ellos por sí solos…

Recordad que vuestra imagen refleja su estado de ánimo y sus emociones y por medio de ella, como también vuestra autoestima, lo que te cuidas, lo que te quieres, si estas obeso o delgado el tipo de alimentación. Por ejemplo muchos hombres cuando están deprimidos, no se arreglan, se ponen lo primero que encuentran o no se fijan si llevan un calcetín azul y otro negro… otros cuando están contentos y emocionados por una cita, hasta los boxes llevan a conjunto o pasan horas delante del espejo, otros cuando están cansados, simplemente no se rasuran y no me digan que tienen la piel sensible… mas bien fíjense en qué tipos de productos usan y si les están irritando ( hoy en día venden productos para preparar el vello para la rasurada y así no irriten y sea una afeitada suave, pero de eso hablamos otro día), bueno y ni que hablar de un crudo (resaca)….. ¡¡¡Quien no lo ubica??? Pero mejor no hablo, porque sigo la ley que dice que ¡¡¡un crudo es sagrado!!!!

El principal objetivo en la asesoría de imagen es el mensaje, qué quieres transmitir, por tanto ¿Qué quieres transmitir tu a los demás?

Busca siempre que tu imagen sea de 10, no de 9 ni de 8, y esté en armonía contigo, no vayas disfrazado. Vestir, lucir y potenciar tu imagen de acuerdo a tu personalidad y tu actitud, debe llevar siempre tu toque personal y revisa el protocolo acorde a los eventos que vayas; pero sobretodo y lo más importante, nunca dejes de ser tú mismo, el atuendo te define, pero no te hace quien eres, sé tú el centro de atención de las miradas, no tu corbata.

¡¡Hasta la próxima!!

3 comentarios:

Krisalys dijo...

Comos siempre muy interesante. Me gustó mucho la frase de "Viste, como viste tu alma", no cabe duda que es bien cierta. Recuerdo que mi mamá siempre me ha dicho "la primera impresión jamás se olvida" y cómo tiene razón de ello. Obviamente no lo explica como tú pero sí se visualiza en la vida cotidiana.
Un beso

Anónimo dijo...

interesante lo que has escrito! A las personas se las recibe como visten y se las despide como piensan, mi amigo Manuel diria... por la maleta se conoce al visitante.

Laura dijo...

Gracias Amig@! Saludos